Nunca me he tocado

Nunca me he tocado

Como cada primer domingo de mes, tocaba comida familiar en casa de los tíos. Como cada primer domingo de mes, tocaba jugar y como cada primer domingo de mes hubiese regalado mi bocadillo de nocilla de la merienda a quien fuese con tal de que se siguiesen repitiendo...